Como buena práctica en la manufactura de plásticos es importante utilizar el uniforme y conocer el equipo de protección personal, así como las herramientas necesarias para desempeñar el trabajo con seguridad.

 

Para mayor eficacia en los procesos de manufactura es importante aplicar la etiqueta laboral y utilizar el uniforme de manera correcta. En concreto, este punto trata el conjunto de modales, códigos de vestimenta y comportamiento para un buen ambiente laboral.

Contar con la vestimenta necesaria para labores específicas, es un segundo aspecto a considerar. En este caso, es importante hacer mención que cada actividad dentro del área productiva de la empresa implica un código de vestimenta, de tal manera que cada uno de los colaboradores deberán usar la vestimenta adecuada a su oficio o papel en el área de producción.

No utilizar accesorios que puedan atorarse en manijas, puertas, moldes o cualquier objeto que tenga movimiento en la máquina, es un tercer punto en el que se debe enfatizar. Por ejemplo: Cadenas en el cuello, brazaletes, gargantillas, pulseras, relojes, anillos, entre otros.

 

Cumplir con el código de aseo y arreglo personal

Algunos productos fabricados no pueden estar expuestos a la contaminación por artículos de higiene personal y belleza, como cremas para el cuerpo, cara y manos, o cualquier tipo de cosmético; también es importante seguir las normas del cuidado del cabello, barba, bigote e higiene en las manos, todo de acuerdo a las necesidades de la empresa.

De forma adicional, es crucial utilizar lentes, tapones auditivos, calzado de seguridad, casco y guantes, además de llevar siempre la herramienta adecuada de acuerdo a las labores a realizar, puesto que muchas veces es común que algunas piezas fabricadas requieran trabajos extra para dar el acabado final, como navajas para quitar rebaba, o elementos para verificar las dimensiones de las piezas como calibradores o instrumentos de medición y básculas.