Se trata de conocer los requerimientos de calidad de la máquina, del producto y del turno anterior.

 

Además de los requerimientos de calidad, de las características del producto y los problemas del turno anterior, también es importante conocer las modificaciones que se hicieron en el proceso.

De forma adicional, resulta clave dentro del proceso verificar con el operador las condiciones del producto, y confirmar si éste presentaba o no anomalías antes de recibir la máquina o la estación de trabajo.

Cabe señalar que los defectos más comunes son piezas incompletas, con rebaba, con rechupe, punto de inyección con defecto, burbuja, peso de la pieza, color, contaminación, fracturas, unión, entre otros.